Lo mas Leído

viernes, 2 de marzo de 2018

Univerdualidad

Mi vida es muerte, mi muerte es vida.

Vida no es vida sin muerte, pues todo lo que vive muere, todo lo que es, sólo tiene un momento y luego fue; todo lo que hay se habrá ido al amanecer y hasta infinito tiene principio y final.

Muerte no es muerte sin vida, nada puede ser recordado sin haber sido vivido, gozado, porque hasta el dolor de ayer da paso a la lección de mañana y la muerte debió comenzar en algún momento.

Pero no confundan vida con muerte, ya que incoherente sería que algo, la más ínfima cosa, pudiera a un tiempo ser y no ser, estar y no estar; sin embargo sí que puede, podemos, ser y no estar o estar y no ser.

Es por eso que todo va a un tiempo, todo pertenece a un momento y lugar, no todo tiene razón de ser, no todo cumple un propósito al estar, y aún así valoramos todo por lo que es, y agradecemos cuando sabemos que está.

martes, 21 de noviembre de 2017

Sinople

Anda ya, lejos de mí,
mejor será no verte.
No haces falta aquí,
damisela hiriente.

Carga con tu esencia,
que bañaba mí mente,
de amable demencia,
fantasía fulgente.

Sobrada de caricias,
pulsantes y dehiscentes;
indómitas delicias.

Esfúmate a tientas,
y no digas que sientes,
ya que no lo intentas.

domingo, 1 de octubre de 2017

Capítulo 2 (3)

Después un rato la plaza nos aburrió, no así la charla, y ella quería fumarse un cigarro, así que salimos a buscar un lugar donde comprarlos; una vez conseguidos los cigarros, empezamos a caminar sin rumbo.

Mientras caminábamos seguíamos hablando, ella me contaba de su escuela, de las fiestas, de lo que le gustaba hacer, anécdotas variadas de cosas muy chistosas que le sucedieron. Debo comentar que ese día todo era casi perfecto, el clima era favorable para tener una caminata, no había trafico en las calles y hasta el ambiente era de lo mejor.

A paso tranquilo y disfrutando de todo lo anterior, además de nuestra compañía mutua, llegamos a un parque, al cual entramos solo para seguir caminando dentro; creo que ese día caminé y caminé sin siquiera pensarlo, lo único que quería era seguir hablando con ella, seguir sintiendo su aroma cerca, su sola presencia hacía que me olvidara de cuanto había caminado.

Lo único que me sacó del trance en el que me encontraba fue un celular sonando, era su mamá...

sábado, 24 de septiembre de 2016

A tu manera (Cómo a ninguna)

Quiéreme.

Despacio y con ternura, como si el tiempo no existiera y el espacio nos sobrara.

A toda prisa, con pasión interminable, porque el cielo es traicionero y los días se van en un suspiro.

A ratos, cuando te dé la gana o te aburra la vida y busques distracción de lo mundano.

Siempre, en todo momento, sin que llegue el fin e incluso cuando no me quieras más.

Quiéreme.

Como te han querido, por tan poco que no alcance o tanto que desborde sin poderlo parar.


Así, como quieres tú, para que sea especial y verdadero, como lo que ya no hay.

Quiéreme así, sin prisas ni presiones, con ternura y pasión mezclados tan profundamente que no sepamos dónde termina uno y empieza el otro; quiéreme como sabes querer.

Quiéreme, como quieres tú que te quieran.

Quiéreme como a cualquiera, quiéreme como te quiero...

...y te amaré como a ninguna.